jueves, 24 de diciembre de 2009

"Qué Bello es Vivir", bellísima fábula


En estas fechas tan señaladas (qué original, ¿verdad?), tan alegres para unos, tan tristes para otros y tan indiferentes para el resto, siempre apetece que a uno le cuenten historias tan bellas como las de esta suprema obra del cine. Porque si alguien me pidiera que enumerara mis 10 películas favoritas, “Qué Bello es Vivir” ocuparía, sin ningún género de dudas un puesto especial.

Un relato tan fantástico y tan bello a la vez, como la de esta genialidad se encuentra muy pocas veces. Una historia que conjugue tantas sensaciones, tantos momentos impagables no es algo que se consigue realizar a menudo. Qué personaje el de George Bailey. Quedará en la memoria de todo aquel que se haya enamorado de esta película. Qué cuento más hermoso nos cuenta la vida de esta, digamos, “buena persona”, dejando para la posteridad una cumbre del séptimo arte.

Y qué mejores fechas que estas para volver a degustar de las vidas de sus personajes, de admirar los bellos y añorados tonos en blanco y negro de su elegante fotografía, de emocionarnos con su tierno final. Y es en esa parte final donde nos damos cuenta de la magnitud de todo lo que hemos visto, donde quizás se nos pongan los pelos de punta, porque la última media hora es asombrosa, clavándose en nuestra memoria para mucho tiempo.

Seguro que este año vuelvo a verla, y me emocionaré igual, porque esta obra es un bálsamo, una anestesia para calmar las heridas de este mundo, que nos pone en paz con el ser humano y con nosotros mismos, porque es el más precioso cuento de Navidad jamás contado, y porque cuando vemos sus créditos finales, pensaremos, aunque sea sólo unos segundos, Qué Bello es Vivir.

sábado, 19 de diciembre de 2009

"Crepúsculo", el anticine


Definitivamente el mundo está fatal, eso lo sabemos todos. Pero cuando se nos dan pruebas evidentes de ello es cuando uno se pone a pensar en la locura que nos rodea. Y un baremo muy fiable de esto es ver las taquillas de los cines y sus recaudaciones.
Hace poco, se anunciaba a bombo y platillo la última entrega cinematográfica de la saga Crepúsculo, "Luna Nueva". Uno de los millones de trailers promocionales decía que había batido el record de espectadores en España. No me sorprendió, pero este hecho me hizo preguntarme cómo es que una saga destinada a fans, o lo que es lo mismo, a jovencitas hormonadas, tenga tantísimo público.
Cuando alguien se decide a gastarse el dinero en una entrada de cine, o a comprarse un libro, da igual, digamos que se guía de la impresión que le cause su publicidad, su sinopsis, su contraportada, etc. Así te puedes hacer una idea más o menos aproximada de lo que te vas a encontrar, y en consecuencia decidirte a ver o adquirir el producto o no. Y esto desde un principio tenía un aire nauseabundo insoportable, y aún así ha reventado las taquillas. Vamos a ver, a mí, un tráiler me enseña a un vampiro guaperas megapijo (interpretado por un actor pésimo), que se enamora de una pava (igual de mala) y le hace promesas de protegerla, mientras unos patéticos hombres lobo de discoteca aparecen en medio del pastel me huele a basura.
Encima los carteles que han empapelado nuestras ciudades, a cada cual más ridículo. Pero sobre todo el que adjunto en el artículo es el más tronchante, que intenta decirnos: “mira nena, en esta peli vas a ver tíos buenos” ¿Os habéis fijado lo penoso que es? Son posers absolutamente artificiales. Mirad el tipo del centro o el fantoche que hay detrás a la derecha con los brazos cruzados. Con esa posturita de “pequeña, mira lo bueno que estoy y que malote que soy”. Vaya naturalidad. ¿Así quieren que yo vaya a ver esto y encima no me lleva la impresión de que es una mierda como un castillo? Porque yo veo este póster y lo que pienso es que se están riendo de mí, creyendo que algo tan simple me va a empujar a ir verla. En verdad me apena que tantísima gente sea capaz de tragarse estas porquerías, tantos jóvenes que se conforman sólo con ver chulitos rasurados e historias de amor tan simplonas. Esta saga es el mayor insulto que se le ha hecho al fascinante mundo vampírico. ¿Queréis una brillante película de vampiros? "Déjame Entrar", una genialidad que deja a los escombrosos almidonados crepusculeros a millones de años luz.
Pero últimamente ha habido otras bazofias de igual calibre por las carteleras, hablo de 2012, que también ha arrasado, al igual que hizo ese vómito putrefacto que es Transformers 2. Millones han recaudado estas historias sin historia, sólo coches volando y el mundo haciéndose mierda. Estos directores son los que prostituyen el cine. Lo mismo digo, demasiada gente se conforma con muy poquito.

viernes, 4 de diciembre de 2009

Mosaicos del Otoño


Otoño. Los últimos destellos del sol bañan este paraje preso del olvido. Con sus pinceladas doradas, todo parece venido de otro tiempo, quizás más alegre, con un esplendor ya exiguo. Cuán diferente es este entorno al que se presentaba al despuntar el alba. Ya ha desaparecido la brisa que suavemente acariciaba las copas de los centenarios robles, y las finas y suaves perlas que engalanaron sus cobrizos trajes.
Escucho en derredor, oigo el crujir, como lamentos, de los desnudos brazos, de estas figuras hasta hace poco vestidos con bellas túnicas. La hojarasca del camino trae los secos sonidos de este tiempo, y, fundiéndose con esta agonía, los pequeños vástagos del día ceden su sitio a los moradores de la noche. Las primeras notas del ulular de una solitaria lechuza comienzan a armonizar la oscuridad.
La brisa comienza a agitarse, como huyendo tal vez de un tiempo que no le es propio ni agradable. Las mortecinas hojas dejan caer sus lágrimas con añoranza de su altivo pasado, cuando creían que su felicidad y armonía eran eternas. Ahora van a la deriva, sin esperanza y sin fe a un lugar que les es desconocido, lejos de aquí, lejos de su hogar. Esos rayos de sol que les dieron la vida, ahora son tenues haces de luz incapaces de ofrecer un minúsculo halo de vida.
La fotografía se torna rojiza, con pinceladas tristes, acercándose a las tonalidades que traerán las oscuras horas que aguardan pacientes. El indomable transcurso del tiempo se ha instalado en el viejo vergel, que espera pasivo la decadencia aciaga que se cierne. Qué lejos quedan aquellos brotes de vida, aquellos mantos de verdes hojas, aquellos susurros de la brisa temprana, aquellos trinos melodiosos en las ramas de sus árboles. Todo ha pasado. Nada ha quedado. Tan sólo permanecen los restos que Cronos no ha querido llevarse consigo. Porque todo aquello que fue bello, será marchitado, lo que fue armonioso será caótico, lo que fue esplendor será olvidado.
Ya no queda luz. Tal vez aparezcan junto al camino las sombras y figuras de la noche, que el devenir siempre trae consigo, por muy bello que haya sido el día, y hermoso el paisaje. Siempre.

viernes, 27 de noviembre de 2009

Telebasura (II)


Continúo aquí el repaso sobre los asquerosos contenidos con los que nos obsequian nuestras educativas televisiones, recordando que no es un nuevo artículo, sino la continuación del anterior que tuve que dividir debido a su larga extensión:

…Claro que se puede hablar de los famosos para quien le interese, pero se puede hacer sin atacar ni machacar a nadie, y que conste que algunos programas lo hacen así, véase la 1 de TVE, pero claro, sin morbo pierde interés, y por tanto audiencia, y en consecuencia dinero. ¿Pero justifica el dinero esa sangría a la que se ven sometidos algunos personajes públicos? Para alguien con moral no lo justifica, pero para otros sí. Primero es lo primero.

Otro aspecto que llama la atención de este circo absurdo, son esos periodistas que se sientan en los corrillos y se toman su papel como si fueran jueces. Jueces de aquellos desgraciados a los que convierten en objetivo de su dictamen. Y todos siguen la fórmula de atacar y luego preguntar, con una exaltación del lenguaje y de las formas que más bien parecen inquisidores ante un pecador.

Gran Hermano y sucedáneos es algo aparte, porque daría para otro artículo. Tan sólo me pregunto de dónde sacarán a esa gente y en qué se basan para elegirlos. Pero hay una variante de este formato que me hace más gracia. Son los Operación Triunfo o los Fama. Porque los concursantes son geniales, intentando cumplir “su sueño” de cantar o bailar. ¿A quién pretenden engañar? Cuando empiezan a llorar por nosequé mierda (bueno, lloran por todo, hasta si se les rompe una uña) o los discursitos de superación esos tan manidos, no puedo evitar reírme. ¿En serio hay gente así? Parecen más bien malos actores. Y luego los que destacan por ser los más trepas, los más polémicos (sobre todo de Gran Hermano), en definitiva, los que pueden darle a la audiencia más simplona “lo que demanda”, pasan a ocupar un puesto de tertuliano como si de periodistas de verdad se tratara. Un programa donde se dicen frases tipo: “Me gustaría que me encerraran en un manicomio para poder follar como una loca”, no merece ningún tipo de interés ni respeto. Y según he leído por ahí, este año ya van dos echados a la calle por pelearse o algo así. ¿Esto es lo que nos gusta ver? ¿Nos divertimos viendo algo tan deleznable como una pelea?

¿Y las series? Cada vez son peores. Con unos argumentos “dignos de Oscar”, en todas aparecen los adolescentes descerebrados que sólo piensan en tirarse todo lo que se mueve, ya sean compañeras o compañeros, profesores, conserjes, madres, padres, perros, hámsters, a sí mismos, y poco más que ofrecer. Lógicamente todos con un marcado estilo guai, posers, y actuaciones de pena (luego muchos se quejan de que sólo veamos series exportadas). Lo malo de esto es que simplemente por su éxito entre en colectivo idiotizado adolescente y por su cara bonita, estos individuos saltan al cine, ofreciendo productos tan mediocres como los aquellos dos superéxitos del cine adolescente español, léase: Mentiras y Gordas y Fuga de Cerebros.

Y llegamos al final del día, y si tienes la suerte de que es viernes o sábado, has triunfado, porque por la noche continúan programas tratando los mismos interesantes temas de toda la semana. Por si te quedaba alguna neurona viva, con esto ya puedes estar tranquilo. Luego a la cama, y a soñar con los momentos mágicos que hemos vivido a lo largo tooodo el día: que si la exnovia del torero tal se enrolla con el vecino de la prima de la del quinto, que si yo te demando por lo que me dijiste en tal programa, en fin, una tele de pena, con nada de calidad y sin contenidos que inviten a pasar un rato sentado.

Esto es para mí la telebasura, que inunda nuestra pantalla a cualquier hora y en cualquier cadena, repito, cualquier cadena (he mencionado sobre todo Telecinco porque es la que más apesta, auténtico “teleestiércol” y por tanto es más representativa. ¿Cuál si no iba a pagar una cantidad desorbitada de euros a varios delincuentes para ganar un puñado de audiencia?). Evidentemente unas tienen más que otras. Es una pena que ya no disfrutemos con programas y series como las de antes, que nos han enseñado a todos y ayudado un poquito a ver el mundo. Eso echo de menos y me da rabia, por eso me indigna ver el 80% (afortunadamente se salva una pequeña parte) de la bazofia sucia y vacía que sale por la pantalla para colmar la yerma materia gris de sus espectadores. Supongo que tarde o temprano retomaré este tema, porque, como siempre, queda mucho que comentar.

Por mi parte, me aplico aquella frase célebre que pronunció un día el genio Groucho Marx:

“Encuentro la televisión muy educativa. Cada vez que alguien la enciende, me voy a otra habitación y leo un libro”

jueves, 12 de noviembre de 2009

Acerca de cosas que no entiendo: la "mani" en contra de reforma de la ley del aborto


Tema peliagudo donde los haya. Es un asunto candente sobre todo después de la última manifestación, donde, valga la redundancia, se manifestó el poco sentido común que impera todavía en algunos sectores de nuestra España.
Protestar en contra de una ley que permite a las mujeres no seguir con un embarazo que no desean, quizás por falta de recursos, porque han sido violadas o por vaya usted a saber qué. Es cierto que es más o menos discutible que una muchacha de 16 años pueda abortar sin el consentimiento paterno, pero es que el tema central la “mani” no era ese, era el “derecho a la vida”.
¿El derecho a la vida? A ver, como sabréis, en esta congregación de mentes atrapadas en tiempos pretéritos, hubo representaciones de la Santa Madre Iglesia, en su línea, apoyando claramente a cierto sector de la política española. Pues bien, puede que entienda que estén en contra de “quitarle la vida a un algo porque ese privilegio pertenece a Dios” ¿? (aunque como todos sabemos ellos mataron a cientos de personas en sus tiempos gloriosos), pero, ¿por qué nunca se ve una sotana en las manifestaciones en contra del hambre? Porque miles niños mueren de inanición cada minuto también tienen derecho a la vida, ¿no? ¿O a favor de tratados para frenar el cambio climático? Será que esto no tiene connotaciones políticas.

En fin, igualmente se vio por allí importantes personalidades del partido opositor a la ley. Otra cosa ilógica, porque como se dijo en todos los medios de comunicación, durante el “reinado” de Aznar, se practicaron en España más de medio millón de abortos. Evidentemente su asistencia a la protesta fue muy criticada.
Especialmente gracioso el tipo de individuos que formaban parte del despropósito. Miles de litros de laca de las viejas de buena clase social y gomina de los repeinados para atrás, se respiraban en el ambiente, como es habitual en personas de estas convicciones. Igualmente la ropa cara con sus cocodrilos y sus caballitos y las joyas podían apreciarse en los “pancarteros”. Y siendo gente tan puritana y “correcta”, no dudaban en comprarse unos llaveritos… ¡con fetos! Esto roza el fanatismo más enfermizo y macabro.

Pero lo importante es que esto no fue una manifestación en pro de la vida ni nada de eso. Fue una protesta en contra del gobierno, nada más. Porque el aborto ha estado ahí siempre y seguirá estando, ya gobierne la izquierda o la derecha.
Ah, una cosa, ¿por qué banderas de España en una manifestación antiabortista? Podría entenderse que las sacaran cuando “España se estaba rompiendo en pedazos” por el Estatuto catalán, pero aquí no tiene sentido (por cierto, ¿nos rompimos al final?). Lo dicho, pura política.
Decían los propios organizadores que acudieron dos millones de “militantes” (encima no saben ni contar. Podrían haber cogido un ábaco de los tiempos en los que se quedaron sus mentes). Y todos, no nos engañemos, era gente adinerada que viven con los lujos que el pueblo llano no posee. Es en este sector más humilde donde se realizan el mayor número de abortos, donde hay más problemas para vivir, y no sabemos los motivos que puede tener una chica de estas, que, como ya he dicho, pueden ser económicos, cosa que con los “señoricos” no pasa, por el mero hecho de ser ricos o por el divino propósito de “llegar vírgenes al matrimonio”. Además no pueden entender que es una decisión personal, y no es un deber; si no están a favor de la ley, tan sencillo como no abortar y que lo haga quien quiera, pero como sucede siempre con ellos, les encanta imponer las obligaciones y derechos de los demás.

Y una última cosa, ha salido muy recientemente unas declaraciones de un fantoche de la Iglesia, que no se quien es ni me importa, diciendo que “aquellos que apoyen el aborto, serán tratados de herejes, y que los políticos católicos que voten a favor de esta reforma podrán ser excomulgados”. Discurso absolutamente inquisitorio criticado duramente tanto por los cargos de la, por ellos, demonizada izquierda como de la alabada derecha. Pues muy bien, que se metan su comunión y sus sacramentos por donde quieran.
Por esto es mejor que se callen la boca y dejen de poner impedimentos a las libertades que corresponden a un país desarrollado y libre.

lunes, 9 de noviembre de 2009

Mi Vecino Totoro


Sólo pongo aquí esta reseña porque es una de las mejores noticias dela temporada cinematográfica. El reestreno en cines nada más y nada menos que de "Mi Vecino Totoro". Muchos se echarán las manos a la cabeza (ignorantes todos ellos) que vean esta recomendación especial. Porque APARENTEMENTE, esta sencilla obra de ese genio llamado Hayao Miyazaki es una cursilada infantiloide. Nada más lejos de la realidad. Con decir que este hombre ha firmado genialidades como "El Viaje de Chihiro", "El Castillo Ambulante", "La Princesa Mononoke" o "Porco Rosso" habría que callarse la boca.

Y esta película de 1988, rescatada ahora para las salas españolas, es un fabuloso cuento, donde tienen cabida todos los temas que nos han atrapado de este hacedor de bellas historias. La infancia, la naturaleza, los espíritus del bosque, son algunas de las pinceladas que adornan con sutil hermosura el relato que se nos cuenta en esta maravilla.

No voy a decir mucho más, porque ante semejante cumbre de la animación (catalogada por algunos como una de las tres mejores películas animadas de todos los tiempos), todos los calificativos se van a quedar cortos. Es una deliciosa historia, fascinante y mágica, quizás a años luz de los mejores productos de Disney (los cuales algunos son de gran calidad). Por eso os recomiendo que si tenéis la oportunidad de verla, lo hagáis, aunque sea en dvd (por si sois raritos y no os gusta que no me digáis que os he hecho tirar el dinero). Un cuento fabuloso que consigue alegrarte el día, que falta hace en estos tiempos. Gracias Miyazaki.

miércoles, 4 de noviembre de 2009

Luar Na Lubre


Este es un homenaje a la belleza, a los bosques, al mar, a la lluvia, y en definitiva, a la naturaleza. Por que eso son Luar Na Lubre: belleza.
Su música celta destila una pasión que emana del amor a un paraíso llamado Galicia, donde sus canciones están llenas de unos matices inigualables. Sus guitarras, violines, acordeones, gaitas, percusiones, etc componen melodías maravillosas, como si de otro tiempo se trataran. Y a todo esto hay que añadir la maravillosa voz que han incorporado en los últimos discos, Sara Vidal, portuguesa. Por cierto que no sabría con cual quedarme, con esta o con la genial Rosa Cedrón.
Cada uno de sus discos tiene pasajes bellísimos, manteniendo una escala ascendente de calidad cada uno respecto al anterior. Así han llegado al que para un servidor es su obra más redonda, “Camiños da fin da Terra”, un disco magistral donde todas sus canciones son, de verdad, memorables, tratadas con mimo y tocadas con alma (mención especial a “Ecos do Alén”).
Claro que a mí me fascinan porque me gustan los sonidos celtas y folk, y probablemente si a ti te gusta la música vacía donde el sentimiento, el buen hacer, los instrumentos, etc brillan por su ausencia, lógicamente os recomiendo que no os acerquéis a este grupo.
Canciones como “Memoria da Noite”, “Desterro”, “Canto de Andar”, “Achégate” son maravillas hechas música. Pero sobre todo, la que para mí es la joya incontestable de su repertorio es “O Meu País”, cantada a dos voces, con un acompañamiento musical que recuerda a los fados portugueses, no hay palabras. Es de las mejores canciones que se han hecho nunca.
Por el mero hecho de ser música de calidad, no son muy conocidos entre el gran público, pero eso aquí es algo normal, ya sabemos lo que vende en este país.
El aire gallego impregna toda su obra, que huele a mar, a despedidas allá en el puerto, con el cielo encapotado y las gaviotas arrullando alrededor de los que parten. Es lo que nos regala esta bellísima tierra, a la cual espero ir algún día, todo sea dicho. Y escuchando estos cantos que evocan todos esos sentimientos, podemos perdernos en el folklore galeico, en la magia de los ritos celtas, con sus meigas, sus leyendas, y toda la cultura que desafortunadamente se ha perdido entre las inútiles creencias que las erradicaron.

Todo esto y muchísimo más son Luar Na Lubre. Simplemente una maravilla. Os dejo con unos videos de su obra:












jueves, 22 de octubre de 2009

¿Tiempos de censura?


Escribo estas líneas mientras sigo estupefacto ante una noticia que nos ha hecho volver en un segundo a lo más profundo de la Edad Media. Seguro que os habéis enterado que la película Saw VI iba a ser considerada X, o sea, que sólo se iba a poder ver en salas especializadas en cine porno. Esto era ya inconcebible, pero es que, como es lógico, la distribuidora no ha querido que su largometraje no se proyectara en este tipo de salas.
Y no es que la película tenga escenas pornográficas, sino que se tomó esta decisión debido a la violencia que contenía. ¿Alguien lo entiende? Yo no, desde luego. Y no es que tuviera pensado ir a verla, pero es que es un acto peligroso de cara al futuro. Me pregunto porqué no se siguió la misma política (ilógica, de todos modos) con las otras cinco anteriores, que como sabéis no son precisamente de Disney. Luego cosas como “A Todo Gas” se mantienen en cartel durante meses, siendo más nociva para la mente que una peli sobre asesinatos.
¿Quién ha tomado semejante decisión tan cavernícola? Pues parece ser que proviene del Ministerio de Cultura. ¿Del Ministerio de Cultura?, creo que habría que cambiarle el nombre por otro más apropiado, porque de cultura tiene poco. No se puede entender de ninguna manera que una película no se estrene en cines debido a su contenido violento. Y miro el calendario y veo que pone año 2009, y no 1940. Pero es que este hecho es incluso peor que en los tiempos de Frasquito, porque por entonces te censuraban a base de cortes, pero es que aquí directamente nos privan del visionado de una película que tiene legión de adeptos. Es tan simple como prohibir la entrada a menores. Si alguien es mayor de edad, y va a verla, será porque le gusta este tipo de cine. Una persona sensible seguro que no va verla.
Esto es muy preocupante, más de lo que parece. Ya sabéis, estas cosas pueden sentar precedentes, y adoptar esta política tan prehistórica (como sus mentes) con otras producciones, y ya no hablamos sólo de cine. Me gustaría saber los porqués, si es que los tienen para este despropósito. Supongo que el Ministerio ese que no sirve para nada, habrá querido quitarse de en medio un rival fuerte en la cartelera, para que acudamos a ver otros productos nacionales que andan por ahí. Vaya mierda de política que se está llevando en nuestro queridísimo país con el séptimo arte, ya sabéis, restricción en la distribución de películas basándose únicamente en su nacionalidad, publicidad desmesurada en productos nacionales de dudosa calidad, etc, y ahora esta monumental tocada de pelotas. ¡Pero si todos nos la vamos a bajar de internet! La señorita ministra que tanto “lucha” contra la piratería, nos priva de ver cine en los cines, ¿qué quiere que hagamos ahora? Es obvio, habrá que montarse en la mula. Parece que esta tipa cree que los espectadores saldrán de la sala jugando a ser un asesino en serie, hipnotizados por lo que acaban de ver. Quizás lo que ha pasado es que la han confundido con una película snuff, como trabajan en un Ministerio, su sabiduría es infinita. Luego van de progresistas, pero como todos, son de boquilla. No me extrañaría verlos en la próxima manifestación del “tolerante” Foro de la Familia.
En fin, no voy a seguir hablando de toda esta basura, tan sólo añadir que somos el único país de Europa que no va a proyectar Saw VI. Es una acción que no casa en absoluto con la supuesta política “de progreso” que dice el Gobierno que practica, más bien parece todo lo contrario. Con esta mentalidad quieren por ahí algunos fantoches ponerse a la altura de otros países. Patético.

domingo, 18 de octubre de 2009

Descanse en Paz: Andrés Montes


“Un crack”. Así definían la mayoría de los compañeros y deportistas a Andrés Montes. Un comentarista deportivo único, que nos dejó el pasado viernes de forma inesperada. Y es que no dejaba indiferente a nadie con sus comentarios, con su forma de narrar los partidos, tanto de baloncesto como de fútbol. Y como lo peculiar suele dividir a la gente, este pequeño gran hombre tenía tanto admiradores como detractores, sobre todo en lo relacionado a sus retransmisiones futbolísticas.
A mí personalmente me gustaba en sus dos facetas, aparte de que me caía bien, por eso me voy a permitir rendirle un pequeño homenaje. Se agradecían sus chascarrillos, sus apodos, en fin, su personalidad al micrófono. Es una lástima que nos hallamos quedado su él, pero sus “inventos lingüísticos” ya forman parte de la idiosincrasia tanto del baloncesto como del fútbol. Será difícil no escuchar en un partido de básquet un “ratatatata…” o en uno de fútbol un “tiki-taka”. Eso es lo que hace a las personas grandes, su huella, su impronta en la mentalidad colectiva, por eso Andrés Montes siempre será recordado, y siempre estará presente.
Y si ha habido una opinión unánime de sus conocidos, de todos los ámbitos, esa ha sido que era una buena persona, “buena gente”, vamos. Yo no lo sé, pero lo parecía. Por eso y por todo lo que nos ha dejado, no se le va a olvidar fácilmente. Pudiera gustar más o menos, pero seguro, que todos nos acordaremos durante mucho tiempo de sus geniales retransmisiones. Por eso, son en momentos como estos cuando a uno se le viene a la mente su frase más célebre: “La Vida puede ser Maravillosa”
Descanse en Paz: Andrés Montes.

miércoles, 14 de octubre de 2009

"La Vida es Bella"


¿Quién puede afirmar que la vida es bella? Aquella fabulosa película de Benigni lo decía en su título. Que la vida, a pesar de todo, puede ser bonita, y que siempre se puede encontrar luz donde sólo hay oscuridad. Pero dejando a un lado la ficción, dudo que la mayoría de las personas que vivimos en el mundo podamos hacer una afirmación tan alejada de la realidad.

Se podría afirmar que la vida no es más que un “valle de lágrimas” (como versaba la última frase de La Celestina) con momentos puntuales de felicidad. No creo que la pequeña sobre la que hablé hace un tiempo pudiera en algún momento de su dura existencia pensar que era feliz, concepto que seguro ni llegaría a conocer. No podemos decir nunca que la vida es bella, simplemente porque estemos junto a “la persona más maravillosa del mundo” (si es que eso existe), porque tengamos un buen trabajo o porque seamos asquerosamente ricos.

La expresión adecuada para este tipo de afortunados, en mayor o en menor medida, sería: “qué bien me ha tratado la vida”, pero nunca decir o pensar que la vida es maravillosa, porque no lo es. Porque a lo mejor tu vecino, o algún familiar tuyo carece de todos esos regalos que la vida te ha otorgado. Porque en la miseria del mundo es donde la belleza es asesinada. Y no hay que irse a Somalia o a Etiopía para verlo. Pasémonos por las oficinas del paro de nuestra ciudad, donde padres de familia acuden con lágrimas en los ojos a esperar algo que saben no les van a dar (eso lo he visto yo no hace mucho), por los comedores sociales o simplemente miremos para un lado en las calles para ver cómo el destino, o lo que coño sea, es capaz de privar a muchas personas de sus sueños. Y lo peor de todo esto es que cuando crees que ya has tocado fondo, te demuestra que la cosa puede ser aún peor.

Tampoco hace falta tampoco estar en la miseria para estar jodido. Alguien que soñaba con un futuro, con un porvenir lleno de metas conseguidas, con una felicidad buscada a lo largo de los años, puede ver todo eso desmoronado por los avatares de la vida. Igualmente no creo que ese alguien pueda encontrar mucha felicidad. Porque los sueños se convierten en pesadillas, las metas en precipicios, y la felicidad en tristeza. Personas que acaban vagando por sus pensamientos, perdidas en sí mismas y sintiéndose en la más dolorosa desdicha, viendo cómo cada día es una copia del anterior, sin ningún mañana al que asirse. Y es ahí cuando la fe se va quebrando poco a poco, y la esperanza se pierde, el amor no existe, y el futuro es un vacío inmenso. Y ante todo esto, algunos pueden abrazar esa idea tan idílica de que quizás haya otro mundo, donde todo es diferente, donde aquellos parias de este se convertirán en los bienaventurados de aquel. Pues para el que tenga esa Fe, enhorabuena. Al igual que se puede decir que mientras se tenga a sus seres queridos, amigos y familiares, se puede alguien sentir afortunado; ese alguien no ha entendido nada de lo arriba escrito (eso sólo vale para los cuentos de hadas). En Uganda el cariño no quita el hambre, ni aquí da trabajo al desgraciado.

Por todo esto, ¿la vida es bella?, y una mierda. No es algo que digo yo. Miremos a nuestro alrededor, leamos los periódicos, miremos hacia nosotros mismos. Podemos estar en esas situaciones, o podemos tener una enfermedad, nosotros o alguien a quien queremos, que un accidente de tráfico nos deje en una silla de ruedas o nos mate, y toda esa felicidad que creíamos tener (el que la tuviera), desaparece súbitamente. Por eso hay que saber admirar las pequeñas pinceladas buenas que traza la existencia.

La única justicia que otorga la vida es la muerte. Porque es igualitaria para todos los seres del mundo. Tanto para el afortunado como para el desgraciado. Para el rico y para el pobre. Para el honrado y para el usurero. En ese momento es cuando la vida es verdaderamente justa, y nos pone a todos en el mismo lugar, nos trata sin distinciones. La vida debería ser como la muerte, para todos igual, sin distinción. Pero no, ahí es donde la vida se equivocó al establecer sus ruines reglas.

Porque cuando la vida se te caga encima, cuando te escupe a la cara, no se puede evitar pensar en estas cosas. En el porqué de tamaña injusticia. En el porqué de los privilegios azarosos de unos y en las desgracias de otros. No es justo, pero es así. Y así seguirá siendo. Siempre.

“No hay belleza sin crueldad”

«Detrás de la alegría y la risa, puede haber una naturaleza vulgar, dura e insensible. Pero detrás del sufrimiento, hay siempre sufrimiento. Al contrario que el placer, el dolor no lleva máscara.»