domingo, 28 de junio de 2009

Apostillas a El Ocaso del Invierno


Esta entrada es un poco especial. Voy a aclarar algunas cosillas relacionadas con este blog, sin hablar en concreto de los temas habituales aquí publicados. Realmente son tonterías, pero me lo voy a tomar como un paréntesis en las entradas que voy escribiendo.

En primer lugar agradeceros a todo los que me visitáis, y estáis pendientes de las nuevas entradas. A los que leéis pacientemente los artículos, a veces tan largos, y me dejáis vuestro respetuoso e interesante comentario (los que puedan, porque me consta que algunos no podéis). Esas cosas son las que gratifican de verdad, que alguien se interese por lo que creas, por lo que haces, que dedique una parte de su tiempo a leerte. Gracias!!!

Bueno, tras el agradecimiento obligado y de rigor, para quedar bien, voy a hablar un poco sobre el verdadero motivo de este anexo: Os habréis fijado que muchos de los artículos publicados tienen la letra de su parte final reducida, o de otro tipo, y quisiera que supierais que esto no lo hago yo, cuando le doy a “publicar”, me aparece así. No me gusta, porque rompe la armonía del texto, pero no puedo cambiarlo.

Otro tema a tratar es el tema del uso del masculino en los escritos. Seguro que os habéis dado cuenta que casi siempre hablo en masculino cuando me refiero a grupos de gente en general. Esto no lo hago por machismo o por preferencia al escribir, es simplemente que esa es la forma correcta, según dicta la Academia de la Lengua, y como es lógico, no voy a estar haciendo aclaraciones de género cada vez que escriba algo, o usando la siempre fea y artificial “@”. Así que lo siento, yo escribo de forma correcta, y si hay alguna queja que la remita a la RAE.

También me gustaría proponer que vosotros participarais de forma activa en el blog, por medio de sugerencias, ideas, críticas (constructivas, las destructivas no creo que me interesen), proponiendo nuevas secciones, nuevos grupitos callejeros, etc. Incluso en las “Recomendaciones del mes” podéis incluir las vuestras, con su comentario correspondiente. Aquí cabe casi todo. Seguro que así esto queda mucho mejor. Y relacionado con este tema, estoy pensando en iniciar una nueva sección que algo tiene que ver con esta última, pero como aún no lo tengo muy claro, no voy a adelantar mucho más.

A ver, qué más. Ah, sí. Creo que voy a tener que hacer algunas continuaciones de algunos artículos, especialmente del Club de la Comedia, porque esta gentuza da para mucho. Los últimos comentarios que han soltado no tienen desperdicio. No sé, ya veré qué hago. Quizás espero a que nos deleiten con alguna perla más y ya los comento todos a la vez. Es que son muy buenos. Igualmente son fuente inagotable de estupideces los descritos en la entrada “ídolos”.

Y poco más que añadir en esta primera publicación de las apostillas. Sólo decir que por lo pronto voy a seguir con la estructura y temática que he seguido hasta ahora, hablando de temas de todo tipo, serios, cachondos, de actualidad, críticos, en fin, ya sabéis. Repito, se admiten ideas. Y como no creo que ninguno de vosotros seáis de esos analfabetos a los que me refería hace algunas semanas (esos no creo que se dignen a leer lo que un servidor escribe, ¡ay! si otros escribieran), seguro que tenéis algo que aportar.

Nada más. Hasta pronto…

2 comentarios:

  1. Buenos Días! En primer lugar, las gracias te las deberíamos de dar nosotros a tí, por mantener activo tu blog y sobre todo por escribir estos "posts" tan interesantes y que tanto me han hecho reflexionar al respecto, enhorabuena de nuevo!
    En cuanto a las ideas que propones me parecen muy interesantes, espero no queden en el olvido por todos y cada uno de los que leemos este blog, MANOS A LA OBRA!

    ResponderEliminar
  2. Hi! Esperamos ansiosos las nuevas entregas del club de la comedia! Ya somos adictos al Ocaso...

    ResponderEliminar