domingo, 18 de octubre de 2009

Descanse en Paz: Andrés Montes


“Un crack”. Así definían la mayoría de los compañeros y deportistas a Andrés Montes. Un comentarista deportivo único, que nos dejó el pasado viernes de forma inesperada. Y es que no dejaba indiferente a nadie con sus comentarios, con su forma de narrar los partidos, tanto de baloncesto como de fútbol. Y como lo peculiar suele dividir a la gente, este pequeño gran hombre tenía tanto admiradores como detractores, sobre todo en lo relacionado a sus retransmisiones futbolísticas.
A mí personalmente me gustaba en sus dos facetas, aparte de que me caía bien, por eso me voy a permitir rendirle un pequeño homenaje. Se agradecían sus chascarrillos, sus apodos, en fin, su personalidad al micrófono. Es una lástima que nos hallamos quedado su él, pero sus “inventos lingüísticos” ya forman parte de la idiosincrasia tanto del baloncesto como del fútbol. Será difícil no escuchar en un partido de básquet un “ratatatata…” o en uno de fútbol un “tiki-taka”. Eso es lo que hace a las personas grandes, su huella, su impronta en la mentalidad colectiva, por eso Andrés Montes siempre será recordado, y siempre estará presente.
Y si ha habido una opinión unánime de sus conocidos, de todos los ámbitos, esa ha sido que era una buena persona, “buena gente”, vamos. Yo no lo sé, pero lo parecía. Por eso y por todo lo que nos ha dejado, no se le va a olvidar fácilmente. Pudiera gustar más o menos, pero seguro, que todos nos acordaremos durante mucho tiempo de sus geniales retransmisiones. Por eso, son en momentos como estos cuando a uno se le viene a la mente su frase más célebre: “La Vida puede ser Maravillosa”
Descanse en Paz: Andrés Montes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario