miércoles, 4 de noviembre de 2009

Luar Na Lubre


Este es un homenaje a la belleza, a los bosques, al mar, a la lluvia, y en definitiva, a la naturaleza. Por que eso son Luar Na Lubre: belleza.
Su música celta destila una pasión que emana del amor a un paraíso llamado Galicia, donde sus canciones están llenas de unos matices inigualables. Sus guitarras, violines, acordeones, gaitas, percusiones, etc componen melodías maravillosas, como si de otro tiempo se trataran. Y a todo esto hay que añadir la maravillosa voz que han incorporado en los últimos discos, Sara Vidal, portuguesa. Por cierto que no sabría con cual quedarme, con esta o con la genial Rosa Cedrón.
Cada uno de sus discos tiene pasajes bellísimos, manteniendo una escala ascendente de calidad cada uno respecto al anterior. Así han llegado al que para un servidor es su obra más redonda, “Camiños da fin da Terra”, un disco magistral donde todas sus canciones son, de verdad, memorables, tratadas con mimo y tocadas con alma (mención especial a “Ecos do Alén”).
Claro que a mí me fascinan porque me gustan los sonidos celtas y folk, y probablemente si a ti te gusta la música vacía donde el sentimiento, el buen hacer, los instrumentos, etc brillan por su ausencia, lógicamente os recomiendo que no os acerquéis a este grupo.
Canciones como “Memoria da Noite”, “Desterro”, “Canto de Andar”, “Achégate” son maravillas hechas música. Pero sobre todo, la que para mí es la joya incontestable de su repertorio es “O Meu País”, cantada a dos voces, con un acompañamiento musical que recuerda a los fados portugueses, no hay palabras. Es de las mejores canciones que se han hecho nunca.
Por el mero hecho de ser música de calidad, no son muy conocidos entre el gran público, pero eso aquí es algo normal, ya sabemos lo que vende en este país.
El aire gallego impregna toda su obra, que huele a mar, a despedidas allá en el puerto, con el cielo encapotado y las gaviotas arrullando alrededor de los que parten. Es lo que nos regala esta bellísima tierra, a la cual espero ir algún día, todo sea dicho. Y escuchando estos cantos que evocan todos esos sentimientos, podemos perdernos en el folklore galeico, en la magia de los ritos celtas, con sus meigas, sus leyendas, y toda la cultura que desafortunadamente se ha perdido entre las inútiles creencias que las erradicaron.

Todo esto y muchísimo más son Luar Na Lubre. Simplemente una maravilla. Os dejo con unos videos de su obra:












1 comentario:

  1. Eeeeeehh! Que te has olvidado de mi favoooour! TU GITANAAAA!! Si hasta Mike Oldfield se quedó enamorao del Plenilunio!! Jajajaj.
    Salud!

    ResponderEliminar