sábado, 19 de diciembre de 2009

"Crepúsculo", el anticine


Definitivamente el mundo está fatal, eso lo sabemos todos. Pero cuando se nos dan pruebas evidentes de ello es cuando uno se pone a pensar en la locura que nos rodea. Y un baremo muy fiable de esto es ver las taquillas de los cines y sus recaudaciones.
Hace poco, se anunciaba a bombo y platillo la última entrega cinematográfica de la saga Crepúsculo, "Luna Nueva". Uno de los millones de trailers promocionales decía que había batido el record de espectadores en España. No me sorprendió, pero este hecho me hizo preguntarme cómo es que una saga destinada a fans, o lo que es lo mismo, a jovencitas hormonadas, tenga tantísimo público.
Cuando alguien se decide a gastarse el dinero en una entrada de cine, o a comprarse un libro, da igual, digamos que se guía de la impresión que le cause su publicidad, su sinopsis, su contraportada, etc. Así te puedes hacer una idea más o menos aproximada de lo que te vas a encontrar, y en consecuencia decidirte a ver o adquirir el producto o no. Y esto desde un principio tenía un aire nauseabundo insoportable, y aún así ha reventado las taquillas. Vamos a ver, a mí, un tráiler me enseña a un vampiro guaperas megapijo (interpretado por un actor pésimo), que se enamora de una pava (igual de mala) y le hace promesas de protegerla, mientras unos patéticos hombres lobo de discoteca aparecen en medio del pastel me huele a basura.
Encima los carteles que han empapelado nuestras ciudades, a cada cual más ridículo. Pero sobre todo el que adjunto en el artículo es el más tronchante, que intenta decirnos: “mira nena, en esta peli vas a ver tíos buenos” ¿Os habéis fijado lo penoso que es? Son posers absolutamente artificiales. Mirad el tipo del centro o el fantoche que hay detrás a la derecha con los brazos cruzados. Con esa posturita de “pequeña, mira lo bueno que estoy y que malote que soy”. Vaya naturalidad. ¿Así quieren que yo vaya a ver esto y encima no me lleva la impresión de que es una mierda como un castillo? Porque yo veo este póster y lo que pienso es que se están riendo de mí, creyendo que algo tan simple me va a empujar a ir verla. En verdad me apena que tantísima gente sea capaz de tragarse estas porquerías, tantos jóvenes que se conforman sólo con ver chulitos rasurados e historias de amor tan simplonas. Esta saga es el mayor insulto que se le ha hecho al fascinante mundo vampírico. ¿Queréis una brillante película de vampiros? "Déjame Entrar", una genialidad que deja a los escombrosos almidonados crepusculeros a millones de años luz.
Pero últimamente ha habido otras bazofias de igual calibre por las carteleras, hablo de 2012, que también ha arrasado, al igual que hizo ese vómito putrefacto que es Transformers 2. Millones han recaudado estas historias sin historia, sólo coches volando y el mundo haciéndose mierda. Estos directores son los que prostituyen el cine. Lo mismo digo, demasiada gente se conforma con muy poquito.

2 comentarios:

  1. Jajaja. Con unos actores tan malos es normal que los pongan a correr sin camiseta, algún reclamo tendrán que darle a la peli. Y si no que se lo digan al gran actor del momento, el Duque, jajajaj, que si no sale sin camiseta la serie de las tetas no la ve ni dios! jajaja.

    ResponderEliminar
  2. yo diría tmb los anti-libros...no los he leído pero me dan miedo :S, bueno al menos aportaron a los adolescentes de ahora un poco del hábito, ni hablar...

    ResponderEliminar