viernes, 29 de enero de 2010

"Lo que España vota va a misa"

He pensado que voy a incluir una sección de encuestas en el blog. Me parece una idea interesante para que podamos opinar sobre diversos temas y ver los resultados. Como votaréis sólo unas tres personas, ganará el resultado que se lleva 2 votos, lógicamente. Voy a titular la sección como “Lo que España vota va a misa”, título copiado del programa televisivo “El Intermedio”, que como ellos ya no lo utilizan pues me lo quedo yo.

Y la primera encuesta va a tratar sobre la polémica ley o proyecto, no sé en qué fase está ahora mismo, del Gobierno sobre la retirada de los crucifijos de las aulas de los colegios. ¿Qué os parece? ¿Estáis a favor o en contra? Y dejemos la política a un lado. No sé yo cómo puede acabar esto, pero se han levantado muchas voces en contra. Es lógico, todos quieren su respectiva representación religiosa en sus lugares habituales. Estos que se niegan a que se quiten la simbología católica de los colegios, deben pensar que en España, desde hace ya unos añitos, ninguna religión es oficial, por tanto no sé qué pinta únicamente el símbolo cristiano ahí. Si se niegan a la retirada de crucifijos, deberían estar también a favor de colgar una media luna, un versículo del Corán, una estrella de David, un Baphomet, una estatua de Buda, de Shiva, de Zeus, de Júpiter, de Odín, etc.
Podréis decir con razón que los católicos son mayoría, pero es que con una sola persona que por su religión se vea ofendida por la presencia de un crucifijo, ya sobra está de más, hay que tener respeto por las creencias ajenas. Da igual que seamos católicos o no, si los otros colectivos religiosos se ofenden es con razón. El que quiera, que los ponga en su casa, que ahí nadie se molesta.
En el margen izquierdo está la encuesta. Venga, ¡a votar!

martes, 26 de enero de 2010

Parisienne Moonlight




I feel I know you
I don't know how
I don't know why

I see you feel for me
You cried with me
You would die for me

I know I need you
I want you
To be free of all the pain
You have inside

You cannot hide
I know you tried
To be who you couldn't be
You tried to see inside of me

And now i'm leaving you
I don't want to go
Away from you

Please try to understand
Take my hand
Be free of all the pain
You hold inside

You cannot hide
I know you tried
To feel...

viernes, 22 de enero de 2010

Avatar


Tras un primer intento incompresible e ilógicamente fallido de ir a verla, por fin he visto “Avatar” en 3D. Y por poco me quedo otra vez con cara de tonto, porque el proyector de la sala se estropeó antes de empezar. En fin, vamos al lío.

Mucho antes de estrenarse, su director, James Cameron, predicaba a los cuatro vientos que con esta obra iba a producirse un punto de inflexión en la historia del cine, comentario evidentemente publicitario, porque todos sabemos que a estas alturas eso no es posible, quizás tecnológicamente puede cambiar algo, pero la revolución no es tal. El uso de las 3D está muy logrado, a falta de comparaciones, porque no he visto otra en este formato, pero no creo que se algo extraordinario. Simplemente porque esa sensación de profundidad sólo es patente en determinadas escenas, donde sí parece realmente que estemos ante personas o escenarios reales. Pero en otros momentos no se transmite esa sensación. No pasa nada, no era lo que yo buscaba en esta producción.

NO CONTINUAR LEYENDO SI NO SE HA VISTO LA PELÍCULA (A menos que seas una de esas personas absurdas que les da igual que les revienten la historia)

Quiero empezar diciendo que no la considero una obra maestra, debido a unos fallos que, si bien son muy bien suplidos por los aciertos, le restan esos puntos que le faltan para lograr la excelencia. Para muchos abanderados del cine independiente, anti-efectos especiales que no saben ver más allá de los artificios digitales porque no tienen ni idea de lo que hablan, estas deficiencias pueden ser capitales para denostar la película. Es verdad que la historia principal, el tronco de la trama, no es lo más original del mundo (pero los “adornos” sí), y que en ocasiones puede parecer previsible (todos sabíamos que el protagonista acabaría montando al bicho volador legendario o que lideraría la batalla contra los humanos), pero la forma de narrar y ofrecernos los acontecimientos en pantalla son sobresalientes. Porque Cameron (recordemos, autor de genialidades del calibre de Terminator 1 y 2), consigue que esta sencilla historia nos cale profundamente, que nos encariñemos de alguna manera de ese pueblo a punto de sufrir lo que otros muchos han sufrido en este mundo nuestro. ¿Alegato ecologista? Sí, pero sin gilipolleces. Aquí el vínculo entre los habitantes de Pandora y la naturaleza es no sólo espiritual, sino físico, lo que les une aún más a esa envolvente e imaginativa selva que les da la vida. Escenarios realmente bellos, que nos atrapan y consiguen que se nos haga un nudo en el estómago cuando son arrasados por el ser más aniquilador que ha poblado el Universo. La destrucción del “Árbol Madre” es desgarradora, escena muy inspirada digna de alabanza. Aquí es donde Cameron consigue elevar su obra por encima de otras. Hace que las emociones afloren al ver a ese pueblo masacrado, a punto de perder lo que más aman, sólo por negarse a ofrecérselo a los invasores. Porque el dibujo del ser humano es sumamente fiel a la realidad, dejando claro que el dinero lo justifica todo (sí ya sé que es un tema manido, pero repito que es la forma de contarlo lo que prevalece) y que si el mundo está como está es porque los malos son muchos y los buenos muy pocos.

Estas sensaciones que nos asaltan cuando visionamos la película, unidas a unas secuencias de acción sublimes (la última media hora es espectacular), muy bien rodadas, hacen de Avatar una delicia. Quizás la música desmerece mínimamente respecto al resto de apartados, pero cumple. Así, que repito no es una obra maestra, pero consigue emocionar y sobre todo, que es lo que importa, entretener. Grandiosa película.

Pd: Se está hablando de una posible trilogía. Espero que no sea así.

lunes, 18 de enero de 2010

Apostillas a El Ocaso del Invierno (II)

Nuevo paréntesis en este pequeño lugar apartado de la vulgaridad y las banalidades que nos rodean cada vez que nos levantamos por la mañana.
Voy a aprovechar para presentar un par de minisecciones que quiero introducir en el blog, pero no pretendo que sean artículos propiamente dichos, sino que irán en el margen izquierdo, junto a las frases que tengo como cabecera. Serán un par de listas de, en principio 5 puntos, donde iré colocando películas en una y libros en otra, con su respectiva puntuación, sin ningún orden especial, según mi criterio personal. Será una baremación que oscilará entre el 0 y el 10, y ya os adelanto que la mayoría se moverá entre las puntuaciones más altas, ya que intento asesorarme antes de ponerme a perder el tiempo en obras de baja calidad, o "mierdeces", como queráis llamarlo. Aún así supongo que irán sufriendo modificaciones si no me convencen.

Voy también a incorporar dos nuevas secciones que van relacionadas. Serán una sobre citas célebres de gente sabia y no tan sabia que en algún momento nos han ofrecido una jugosa perla en forma de frase. La otra va a ser todo lo contrario, dichos o declaraciones ridículas, graciosas o sin sentido perpretadas por individuos con los cables cruzados, sobre todo de los bufones del mundo moderno, o sea, políticos y clérigos.

Igualmente, he añadido una aplicación donde iré colgando algo de música, canciones que a mi parecer merecen la pena ser escuchadas, con mensaje, con sentimiento, aunque a la mayoría no os guste, da igual. La he colocado en la parte inferior del blog, porque en el margen, no sé porqué, no me cabe entero, a ver si me pongo a investigar cómo se hace. Iré cambiando de canción cada cierto tiempo, sin tener un lapso fijo.

Y nada más, de momento, tengo otra cosilla en mente, pero esa ya os enteraréis cuando la publique. Me despido agradeciendo los miles de comentarios y opiniones que vertéis en esta humilde trastienda donde me cobijo de vez en cuando, para sumergirme en escritos que me transportan, cual Caronte, a otras orillas resguardadas de este maltrecho mundo...

sábado, 9 de enero de 2010

"Cuentos de la Alhambra", fantasía en Granada



Desde hacía tiempo tenía ganas de echarle el guante a este libro. Pero no sé porqué no me había puesto con él, supongo que nos pasa a todos, que tenemos por ahí pendiente un libro o una película que sabemos nos va a gustar y lo vamos dejando durante mucho tiempo, incluso años.

Pues un buen día, incitado por los carteles que adornaron Granada por el 150 aniversario de la muerte de su autor, lo cogí y comencé a zambullirme entre las páginas de su obra más famosa, la que supuestamente paseó el nombre de la ciudad más hermosa del mundo por todo el globo.

Enmarcada en la, para un servidor, la gran maravilla del mundo moderno (qué injusticia la no inclusión de la Alhambra entre las nuevas 7 maravillas del mundo. ¿Qué pinta ahí el peñasco ese del Cristo Redentor de Brasil? ¿Lo comparamos con el Coloso de Rodas? mejor no), la obra nos transporta a aquella esplendorosa época donde reinaba en Granada la siempre rica y cautivadora cultura árabe. Porque sus páginas son un fascinante viaje a reinos olvidados, a leyendas que dejaron su huella en la memoria del lugar, transmitiendo al lector los eternos sueños que aún hoy visten los rincones del “Castillo Rojo”.

Washington Irving quedó tan prendado del otrora esplendoroso palacio (como todo el que ha tenido la suerte de contemplarlo), que decidió recopilar aquellos cuentos y leyendas que entretejieron los lugareños alrededor del castillo. Muchas y fascinantes son las centenarias historias que nos relatan sus páginas, nos hacen viajar a las noches mágicas e hipnóticas donde princesas moras esperaban a su amor en las más altas torres de su pasión, donde se enterraron riquezas impensables bajo sus muros, y en definitiva a una fantasía perdida en la noche de los tiempos.

Mucho se disfruta de esta pequeña maravilla, de esta joyita que se lee degustando cada detalle, cada relato, y nos hace evocar una época de un embrujo único, donde Granada era un cuento que merecería ser recordado por toda la eternidad.

viernes, 1 de enero de 2010

El Club de la Comedia (III)


Este es el final de esa cuenta atrás que habéis visto desde hace un tiempo. Aquí está la continuación de ese memorándum sobre la alta cúpula que dominó gran parte del mundo, incluyendo las libertades y la dignidad humana durante muchos siglos, demasiados, y es un cierre no sé si definitivo sobre estos dictadores del pensamiento.
Cuando comencé a escribir sobre esa inefable organización que es la Iglesia Católica, ni mucho menos me podía imaginar que diera para tanto. Tan sólo pensé en hacer un artículo comentando la indigna, infame y ridícula campaña en contra de la reforma de la ley del aborto, y la cosa, como veis se ha alargado más de lo esperado. Incluso ha dado origen a una reseña anexa. Publico este artículo para así completar la trilogía.

Esta tercera parte, supongo, me la podría haber ahorrado, pero es que es tanta la mala fe que demuestran, que no puedo quedarme callado. No señor, porque, una panda de soberbios sedientos de poder no pueden tener tanta influencia en un mundo que tiene y debe mirar hacia delante, dejando de una vez por todas atrás sus abyectos dogmas, aunque eso a ellos les queme las entrañas.

Dijo una vez ese fascinante personaje que fue Jesús de Nazaret: “Dejad que los niños se acerquen a mí”. Esta inocente frase, parece ser que algunos “mandamases” de la Iglesia se la han tomado muy al pie de la letra. Quizás demasiado.
Seguro que todos habéis escuchado con horror (supongo), cómo un cardenal, un tal señor Cañizares, afirma que abortar es peor que abusar sexualmente de un niño (aunque parezca mentira, es verídico). Qué repugnante, hacer tales afirmaciones. Lo peor de todo es que se han alzado voces defendiendo estas declaraciones ante el aluvión de críticas, todas justificadas, que ha recibido este sujeto. No se puede esperar menos de un alto cargo de la Iglesia. Y es que la debilidad de un gran sector de la curia por lo niños roza lo enfermizo (mejor dicho, es enfermizo). Afortunadamente, hay de todo, y no todos van a ser violadores. Repito: no estoy diciendo que ser cura implique cometer estos actos. Me podréis decir que pedófilos hay en todos sitios, claro que sí, por desgracia, pero es un poquito contradictorio predicar la “divina” palabra de Dios y violar niños. Sí, he dicho violar. Palabra que adquiere un cariz aún más duro cuando hablamos de menores.

No consigo entender qué es lo que los motiva a hacer estas descabelladas acciones. ¿Por qué niños? ¿No les gustan los adultos? Haría falta que alguien me lo explicara, porque mi mente no llega a concebir tales actos, y menos en un colectivo que se autoproclama como hacedor del bien absoluto.

Ya veis, noticias de abusos a menores por parte de miembros de la Iglesia aparecen constantemente. Hay una especialmente llamativa, donde en Australia, dos niñas fueron violadas repetidamente por un cura católico. La edad de las niñas era entre 5 y 8 años. Imperdonable. O la última y quizás más aberrante noticia sobre el tema: “35000 casos de abusos entre los años 50 y 80 en Irlanda”. Repito: 35000 casos. ¿Es necesario decir algo más? El Ministerio de Justicia del país ha prometido que juzgará tales hechos. Ya era hora. Todos a la hoguera.

¿Hay algo bueno en las altas esferas eclesiásticas? No se me ocurre ninguna. Pensando sólo se me vienen a la mente cosas incomprensibles, como su manifiesto odio hacia los homosexuales, a los que tachan de enfermos mentales. Quizás algún obispo salga algún día diciendo que ser gay es peor que violar niños (bueno, lo piensan seguro, pero ninguno lo ha dicho públicamente todavía). ¿Y esa intolerancia? No conozco muy bien las Sagradas Escrituras, pero creo que en ningún sitio pone nada acerca de los matrimonios homosexuales. En fin, habrá que leerse a fondo la Biblia, porque “seguro que lo dice en algún sitio”.

Atención lo que decía un pobre infeliz cardenal sobre la homosexualidad:

Es contrario a la verdad de la identidad humana y al designio de Dios vivir una experiencia homosexual, una relación de este tipo, y más aún el pretender reivindicar el matrimonio entre personas del mismo sexo. Son contrarios a los verdaderos intereses de las personas y a las necesidades de la sociedad

Repugnante, ¿verdad? A ver, no pueden ver a los homosexuales y sí a los pederastas. Pues muy bien.

Lo único que alguien medio coherente saca de todo esto es la intolerancia que impera en este club. Dicen que no se puede llamar matrimonio a una pareja de homosexuales. Arguyen no se qué cosa del “sagrado sacramento” (seguro que esto “también está escrito” en el Viejo Testamento). Pues ya está, que se metan su sacramento por el culo. El que se quiera casar, que se case. Nadie tiene derecho a prohibir nada, por muy enviados de Dios que se crean. Luego hablan de hermandad entre personas. Por cierto, también se ponen en contra de una simple asignatura del colegio, como es la Educación para la Ciudadanía aquí en España, qué patéticos. Qué barbaridad enseñar a los niños que todas las personas somos iguales, independientemente de nuestra raza, sexo, condición sexual, etc, y claro, eso ellos no pueden permitirlo, es mejor implantar los añejos, machistas, conservadores y retrógrados valores católicos. Ellos siguen haciendo ruido a ver si alguien les hace caso, pero parece que cada vez son menos los que están de su lado.

Ah, una cosa, ¿habéis visto lo interesantísimo que es ese versículo de la Biblia donde se prohíbe la utilización del preservativo? Claro que no, porque no existe. ¿De dónde se habrán sacado cosa más ridícula? Pues como esto, todo. Todo lo que dicen es igual de falso. Fijaros lo que les importa a ellos que alguien se contagie de VIH, o que jovencitas se queden embarazadas si no lo desean. Ése es su amor al prójimo.

Desviándome un poco del tema, ¿os habéis dado cuenta de la cantidad de fiestas y romerías que hay, donde se pone a Dios como excusa para beber y drogarse? Así cualquiera se hace católico. Así sí, señores, así sí. Pero no deja de ser otra muestra de falsedad.

Y si Jesús volviera a este mundo y viera lo que han montado estos tipos, seguro que se suicida, si antes no lo matan, tal y como sucedió hace unos 2000 años. Porque fueron las altas esferas representantes de cierta deidad los que hicieron posible lo que todos sabemos, ese Sanedrín que llevó a juzgar y condenar a un hombre que puso en peligro su cómodo trono. Igual pasaría hoy.

Bueno, pues dejando miles de cosas en el tintero, voy a ir despidiendo este artículo donde no se atenta contra ninguna creencia ni fe, como ya he repetido en incontables ocasiones. Y como sin duda seguirán haciendo el payaso, quizás continúe esta memoria muy pronto, o quizás no, los caminos de Dios son inescrutables, mientras tanto, recordad, que “bienaventurados los que sufren…”

Postdata: Últimamente han propuesto que sea delito el hecho de abortar. Mirad una de las fotos que os dejo aquí abajo donde se ve a nuestro dictador favorito bajo palio. No hace falta que añada nada más, ¿verdad?