sábado, 9 de enero de 2010

"Cuentos de la Alhambra", fantasía en Granada



Desde hacía tiempo tenía ganas de echarle el guante a este libro. Pero no sé porqué no me había puesto con él, supongo que nos pasa a todos, que tenemos por ahí pendiente un libro o una película que sabemos nos va a gustar y lo vamos dejando durante mucho tiempo, incluso años.

Pues un buen día, incitado por los carteles que adornaron Granada por el 150 aniversario de la muerte de su autor, lo cogí y comencé a zambullirme entre las páginas de su obra más famosa, la que supuestamente paseó el nombre de la ciudad más hermosa del mundo por todo el globo.

Enmarcada en la, para un servidor, la gran maravilla del mundo moderno (qué injusticia la no inclusión de la Alhambra entre las nuevas 7 maravillas del mundo. ¿Qué pinta ahí el peñasco ese del Cristo Redentor de Brasil? ¿Lo comparamos con el Coloso de Rodas? mejor no), la obra nos transporta a aquella esplendorosa época donde reinaba en Granada la siempre rica y cautivadora cultura árabe. Porque sus páginas son un fascinante viaje a reinos olvidados, a leyendas que dejaron su huella en la memoria del lugar, transmitiendo al lector los eternos sueños que aún hoy visten los rincones del “Castillo Rojo”.

Washington Irving quedó tan prendado del otrora esplendoroso palacio (como todo el que ha tenido la suerte de contemplarlo), que decidió recopilar aquellos cuentos y leyendas que entretejieron los lugareños alrededor del castillo. Muchas y fascinantes son las centenarias historias que nos relatan sus páginas, nos hacen viajar a las noches mágicas e hipnóticas donde princesas moras esperaban a su amor en las más altas torres de su pasión, donde se enterraron riquezas impensables bajo sus muros, y en definitiva a una fantasía perdida en la noche de los tiempos.

Mucho se disfruta de esta pequeña maravilla, de esta joyita que se lee degustando cada detalle, cada relato, y nos hace evocar una época de un embrujo único, donde Granada era un cuento que merecería ser recordado por toda la eternidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario