martes, 30 de marzo de 2010

Nada ni Nadie






Busco una calma inalcanzable,
la atmósfera aquí no es fiable.
Quiero estar solo si solo todo estará bien,
que nadie me hable, que no rompan este
silencio es mío.
Hoy quiero sentir el frío.
Vértigo que el mundo pare y me separe del
cansancio de vivir así,
harto de fingir excusas.
Musas siento huir de mí, cosas que viví,
esta cicatriz de traumas, desangra versos,
desarma el alma, es mi verdad maldita,
mitad genio, mitad flor marchita
que se apaga porque haga lo que haga
el premio no cambiará mi estado de ánimo,
es este sentimiento pésimo que tiene pálido.
Con mis colegas no soy cálido,
ya no hay remedio,
preguntan qué sucede y me limito a mirar serio.
Mi amada siente el tedio,
dice que estoy distante,
me mira y sé que ve una decepción constante.
Y si la vida es un instante,
hoy quiero olvidar que existo,
quiero escapar a mi desierto sin ser visto,
salir de este círculo, volar a otro lugar,
quedarme quieto,
allí la soledad es mi amuleto.

Nada ni nadie hoy me acompaña en este baile,
quiero estar solo si solo todo estará bien,
que nadie me hable
me falta el aire
por una vez que el mundo calle. (x2)

Me importa una mierda lo que el resto diga,
que se alegren o que me envidien por todo lo que consiga,
mi única enemiga es esta mente rota desde crío,
abre puestas prohibidas
empujándome al vacío,
sonrío por compromiso y casi no veo a los míos,
mi familia, la gente que más me quiso,
con mi rap estoy de luto, no disfruto,
es mi veneno,
ver que escriba lo que escriba pienso que no soy tan bueno.
Y si pierdo confianza atadao a las circunstancias,
vago igual que un zombi,
temores nunca los vencí,
y con Dios mantuve un pacto demasiado triste,
él jamás habla conmigo y yo no digo que él no existe,
perdiste el norte,
yo lo perdí al jugar con miedo,
al sentir nervios traicioneros,
tensando mis dedos,
puedo soportarlo,
quise esquivarlo, y nada cambia,
ahora mi corazón es como un invierno en Finlandia,
no queda rabia, sólo pena,
una gangrena que mis penas pudre,
pieza perdida del puzle,
que nació un uno de octubre
y desde entonces vive condenada y loca,
rosa espinada sangra quien la toca.
Quise compañía y obtuve un monólogo,
quise un final feliz y me quedé en el prólogo,
la droga es el peor psicólogo,
nunca curó mi ahogo,
sólo quiero correr a otro horizonte y estar solo.

Nada ni nadie hoy me acompaña en este baile,
quiero estar solo si solo todo estará bien,
que nadie me hable
me falta el aire
por una vez que el mundo calle. (x2)

Para todo aquel que se ha sentido solo,
vacío,
vagando extraño entre océanos de cráneos,
para todo aquel que no sabe escapar al daño, Nach,
tus males contemporáneos...
nada ni nadie...
que el mundo calle.





1 comentario: