lunes, 3 de mayo de 2010

Recomendaciones del mes


Retomo por fin una sección que tenía un poco descuidada y sé por los millones de comentarios que me dejáis en ella que os entusiasma. Así que voy a ello:

12:

En 1951, se rodó una de las mejores películas que he tenido la oportunidad de visionar. Su nombre: "Doce Hombres sin Piedad". Un impresionante relato en torno a una deliberación entre los doce escogidos que integran un jurado popular, de la cual dependerá el futuro de un acusado de asesinato.
Su puesta en escena era casi perfecta con una trama que iba avanzando poco a poco con interesantes giros en torno a lo que a priori parecía un mero trámite. Una obra maestra incontestable que todo el mundo debería ver.

Pues bien, 50 años después, viene un ruso (Nikita Mikhalkov) y nos regala un remake digno de esa cumbre que era la original. Viendo las versiones de otras películas que hay por ahí, uno siempre tiende a temblar cada vez que se hace una revisión de este tipo, porque por norma suelen ser aberrantes. No es el caso. Aquí cambiamos de escenario, de gente y de época, pero la esencia permanece. Un ejemplo de cómo se puede hacer una buena revisión de un clásico sin destrozarlo. Quizás para que hubiera estado a la altura del original se podría haber recortado un poco su duración, porque son dos horas y media, sesenta minutos más que la antigua, pero aún así merece totalmente la pena. Genial


ANTES QUE EL DIABLO SEPA QUE HAS MUERTO

Precisamente el mismo director de "Doce Hombres sin Piedad", Sidney Lumet, y justo 50 años después de aquella maravilla, este veterano genio nos obsequiaba con otra impresionante película, de título tan sugerente. Parece mentira que este hombre lleve tantos años tras las cámaras y nos regale una historia tan redonda a esas alturas.
Qué regalo nos ofrece en forma de tragedia, una tragedia que a priori era tan sólo un plan que no podía fallar, y sus protagonistas son víctimas de su propia ambición.

Su estructura es además muy atratactiva, porque se nos narra en forma de momentos o flashbacks de los personajes donde nos cuentan sus implicaciones en la historia. Todo es soberbio: diálogos, puesta en escena, actuaciones, guión, difícil ponerle algún pero.

Toda una lección de buen cine con un trasfondo sobre lo que puede llevar a las personas a cometer auténticas locuras sin habérselo propuesto. Venga, no tardéis en verla.


1 comentario:

  1. Ver a Henry Fonda hacer dudar al resto del jurado sobre una condena que se veía casi segura, desde luego, merece la pena. No sabía que había un remake ruso, a ver si puedo verlo.

    ResponderEliminar