miércoles, 21 de julio de 2010

El hombre como animal ¿social?


¿Cuánto tiempo lleva la especie humana viviendo en sociedad? Miles de años. Las comunidades de individuos son un rasgo muy común en el reino animal, sobre todo debido a las ventajas que esto reporta a ese conjunto de sujetos. Dichas ventajas podrían ser protección, distribución del trabajo, facilitar el encuentro con las parejas, entre otras. Y como el hombre, como animal que sabe aprovechar recursos (o más bien agotarlos), ha intentado vivir en sociedad desde sus más antiguos ancentros.

Pero tantos años de intentar convivir colectivamente no han sido suficientes para que este animal, supuestamente cumbre de la evolución, haya aprendido a comportarse de forma civilizada. Me refiero a una cosa tan simple como saber convivir en comunidad. Una especie que para bien o para mal (yo diría que para mal) tiene el don de la inteligencia -no tomemos este término como un atributo positivo- no ha conseguido en más de 100.000 años un concepto tan sencillo como es el respeto hacia los que lo rodean.

Esto lo hemos sufrido todos, y ejemplos podría citar cientos. Sin ir más lejos, en la cola del supermercado siempre está la vieja que por el mero hecho de serlo ya se nos cuela con una habilidad pasmosa; esa persona que en el asiento de un autobús invade deliberadamente ya no sólo nuestro espacio vital, sino físico; y qué decir de esos vecinos que sin ningún pudor molestan a las tantas de la noche con voces, ruidos, fiestas, etc. ¿Quién no ha sufrido en alguna ocasión a estos seres, que no conocen el respeto por los demás ni por lo ajeno?

El muy triste que en vez de ir hacia una convivencia más estable entre nosotros vayamos a peor. No vamos a saber nunca ser partícipes de una vecindad armónica, donde cada uno piense que el mundo no es de uno mismo, sino de un colectivo que debe mirar por el bien de todos. Esto no hace sino demostrar la debilidad que tenemos como especie, como animal social que se supone que somos. Porque todo el resto del reino animal sigue sus reglas de comportamiento -dentro de sus posibilidades, claro- por el bien de ellos mismos. Pero lógicamente no se le puede exigir mucho a aquellos que está acabando no sólo con su propia existencia, sino también con el resto del mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario