sábado, 21 de agosto de 2010

Perdiendo el norte



Tras el último insulto vertido por el españolísimo Partido Popular a Andalucía (uno de tantos), concretamente hacia su acento, me ha llevado a preguntarme el por qué de esa marginación constante y ya histórica por las regiones que ocupan el sur geográfico de cualquier sitio.
Sin ir más lejos, aquí en España, aparte de los continuos dardos de la rancia derecha política, en general se tiene a Andalucía, excepto Sevilla, faltaría más (nótese la ironía), como una tierra pobre cuyas gentes apenas saben hablar un castellano medio comprensible y que su única dedicación es pasear animales por los áridos pastos de secano que forman el yermo paisaje.

Esta falta de respeto hacia una tierra y sus habitantes, quizás sea debida a que tradicionalmente Andalucía ha sido una región pobre -casualmente del sur- de España. Aquí es donde me pregunto el por qué. ¿Por qué las zonas situadas al sur suelen ser las más pobres y marginadas? Esto no sólo se da en España, a nivel mundial sólo tenemos que ver dónde se acumula la pobreza más incipiente, esto es, en el hemisferio sur. La basta extensión de África y Sudamérica; aquí se concentran los países más pobres del globo, que curiosamente están por debajo del ecuador.

Quizás la situación de América Latina habría que verla desde una perspectiva histórica. Tras su descubrimiento por el "iluminado" Critóbal Colón, hubo una carrera entre los grandes imperios por aquella tierra fértil y llena de tesoros. Mientras que hacia la parte norte se dirigieron los ingleses y otras culturas anglosajonas, hacia el sur fueron los bárbaros españoles aniquilando y evangelizando -en ocasiones palabras sinónimas- todo cuanto encontraban. Esto dio lugar a un "inicio de civilización" medieval, cuyas consecuencias aún hoy son palpables.

Historias aparte, lo que venía a decir es que casualidades o no, el sur siempre ha estado, a mayor o menor escala, sumido en una ignorancia a veces sutil, a veces flagrante, no se sabe porqué, pero las evidencias las vemos a diario, en los países pobres, en las regiones olvidadas por el hombre, incluso cuando algún político de medio pelo cree que en su propio país el sur es sinónimo de pobreza e incultura. Gente como esta es la que hace que mundialmente haya esa diferencia entre el norte y el sur.

No hay comentarios:

Publicar un comentario