jueves, 20 de enero de 2011

Ángel Martín, un genio que se va (a su huerto)


20 de enero de 2011. Ese día, ese jueves, se despedía de la televisión Ángel Martín, un personaje tan peculiar que su despedida no ha dejado a nadie indiferente. Tras cinco años en el programa que revolucionó la televisión, decía que lo dejaba por "aburrimiento". No se esperaba otra justificación de él. En parte, ha sido el que ha puesto de manifiesto la tremenda falta de escrúpulos que se maneja en determinados sectores televisivos. Sí, le dio muy duro a aquella enorme basura que era 'Aquí hay tomate', e hizo que los que despellejaban a personajes públicos sin reparo empezaran a plantearse qué estaban haciendo.

Tengo que reconocer que sigo el programa desde el primer día, me parece de lo más inteligente que pasan por la tele a lo largo del día (Muchos dicen que ya se repite. ¡Dejemos de ver informativos, todos los días son lo mismo! En fin, un sin sentido). El hecho de hacer humor a costa de la telebasura es una idea brillante, y 'Sé lo que hicísteis' lo ha hecho de forma magistral. A mí ya me daba asco la telemierda, pero este programa hizo que mucha gente se diera cuenta de que eso no es televisión si no un amasijo de sinsentidos, voces, depravación, falta de educación y no sé qué más aberraciones, sólo apto para... bueno, me callo.

Ángel Martín es sobre todo una persona sencilla, no hace falta conocerlo o irse de cañas con él para darnos cuenta de ello. Actuaba en plató de forma muy natural y decía lo que le venía en gana, pero de forma inteligente e irónica. Hace lo que yo llamo humor total. Sus detractores dicen que sólo lee. Sí, lee, pero los guiones que él mismo escribe. Esa naturalidad ante las cámaras, ese colegueo y sencillez le ha hecho que muchos seamos los que lo admiramos. Y hay que admitir que otros tantos lo odian. Lógicamente a un seguidor de 'Mermelada' (Jorge Javier Vázquez) nunca le va a hacer gracia que se ponga de manifiesto la lamentable labor deshumanizadora que hace en su deplorable programa.

Irónico, incisivo, directo, ácido, pero todo con un toque de naturalidad que ha hecho de Ángel Martín uno de los iconos de la televisión actual, y es tan suyo, que dice que se planta y no hace más tele por aburrimiento (ha aducido que se va a su huerto a vivir de él), todo un genio. Y queda para el recuerdo (entre cientos de momentos, como la visita a Telecinco vestidos de tunos) ese último programa donde la emoción hizo que asomaran dos lágrimas al ver el video de sus compañeros.

Como decían en su despedida, HASTA LUEGO...

No hay comentarios:

Publicar un comentario