miércoles, 16 de febrero de 2011

'Anatomía de un instante', el 23F al milímetro


Una de las asignaturas pendientes que normalmente tenemos todos -aunque creamos que no- es la Historia. Tener conocimiento fidedigno y amplio de nuestro pasado, de los hechos o acontecimientos decisivos que dieron forma a lo que hoy vivimos. La historia de España ha estado llena de momentos importantes e influyentes que con el paso del tiempo han sido fundamentales para construir el molde que dio lugar al mediocre (en muchísimos aspectos) país que conocemos. Sin duda alguna, uno de esos momentos fue el famosísimo golpe de estado el 23 de febrero de 1981.

Normalmete la idea que la gente tiene del 23F es muy exigua -incluido el que esto suscribe- y se sabe muy poco sobre lo que realmente sucedió durante esas horas de incertidumbre para el país. Pensamos -pensaba- que el golpe de estado consistió en que un fantoche con bigote, tricornio y pistola -y muy mal hablado- irrumpió en el Cogreso de los Diputados para hacerse con el poder por la fuerza. Más o menos esto podría ser verdad, fue un atentado contra la democracia y contra todos los españoles -contra casi todos-. Poco conocimiento para lo que realmente fue.

Javier Cercas, consciente de que el golpe era una trama perfecta para relatar, pues todo fue casi como una ficción, publicó en 2009 'Anatomía de un instante'. La obra es un relato pormenorizado del suceso antes, durante y después del asalto al Congreso. El libro no tiene desperdicio, es una apr0ximación milimétrica a todos los hechos y protagonistas que intervinieron en el atentado. La imagen a la que Cercas vuelve una y otra vez, por ser la más representativa de un país convulso, es la del presidente saliente Suárez sentado -hundido- en el hemiciclo, solo -abandonado-, mientras Tejero y sus muñecos amedrentaban a los diputados a base de disparos al aire y latigazos verbales.

No sólo de Suárez habla Cercas, también de Gutiérrez Mellado que aguantó estoicamente los embites de los pistoleros, de Santiago Carrillo, que igual que Suárez quedó sentado y no hizo caso de la orden de echarse al suelo, de Armada, la cabeza pensante del golpe, de Milans cómplice de Armada y cómo no de Tejero. De una forma dinámica y amena se nos narra el porqué del golpe, el cómo y el dónde, porque no sólo fue en el Congreso. El libro, pese a hablar de política, partidos, ideales, etc, posee un ritmo que lo hace fácil de leer, al contrario de lo que pudiese parecer en un principio viendo de lo que trata, puesto que a muchos la alta política y sus truculentos asuntos nos aburre en demasía.
'Anatomía de un instante' fue proclamado en muchos medios como el mejor libro de 2009 y recibió el "Premio Nacional de Narrativa", galardones muy merecidos porque es de lo mejor que he leído últimamente. Es un libro necesario, imprescindible sin ninguna duda, para poder entender que si bien el golpe fue un revés para aquella aún débil democracia, fue a la vez el impulso definitivo para romper con el lastre que arrastraba el país tras 40 años en la oscuridad más absoluta.

"El golpe del 23 de febrero acabó con la guerra"

1 comentario: